Vistas desde la terraza rooftop Hotel Archer

Ir directamente a reservar Hotel Archer

Nuestra experiencia durmiendo con el Empire State de testigo, una de las camas más cómodas que hemos probado y el encanto del Hotel Archer.

En Midtown Manhattan casi todo agobia. Hay demasiada gente por las calles, los edificios se sitúan uno encima del otro llegando casi hasta las nubes y existe una energía inconfundible que te recuerda, de una forma muy sútil, que deberías haber entregado ese informe a tu jefe ayer. Menos mal que existen sitios como el Hotel Archer. Este hotel boutique en la calle 38, entre la Quinta y Sexta Avenida, podría ser igual de loco que el resto de Midtown, pero gloriosamente es lo opuesto. El Hotel Archer es como llegar a casa (si tu casa fuera un piso de lujo, decorado de forma creativa y con vistas inmejorables de Nueva York).

Patio Entrada del Hotel Archer

Foto de Hotel Archer

La primera pista de que el Hotel Archer es diferente se percibe incluso antes de entrar. El hotel tiene una terraza no solamente para el Restaurante Fabrik, del chef David Burke, sino también una zona de lounge. Es como tener un porche … pero en tu hotel. Cuando entras, la recepción es bulliciosa, llena de cuadros con colores vivos pintados por artistas locales, y te embriaga una energía Midtown diferente. La sensación es mucho más la de “I love NY” y menos la de “¡Estoy harto de que no me pare ningún taxi!”.

Algo dulce antes de dormir en el Hotel Archer

Foto de Auténtico Nueva York

Al Hotel Archer siempre le gusta compartir Nueva York con sus clientes. Los trabajadores de recepción pueden elegir cada mañana un pañuelo o un collar hecho por un diseñador de Nueva York. En el hall de entrada hay una jarra de galletas llena de turrón de cacahuetes para los huéspedes y cada noche te encuentras con dulce de una pastelería neoyorquina o una empresa local antes de doblar las sábanas para dormir; los dulces locales son infinitamente mejores que los caramelos de menta que me tanto me gustaban de los hoteles cuando era pequeña. Y si eres el tipo de persona al que le gusta hacer deporte mientras está de vacaciones, el Hotel Archer te da una entrada al gimnasio NY Sports Club que está a la vuelta de la esquina. (Tengo que confesaros que no fuimos al gimnasio durante nuestra visita. La cama era demasiado cómoda y no tuvimos fuerzas para levantarnos antes de lo absolutamente necesario.)

Nuestra habitación en el Hotel Archer

Foto de Hotel Archer

Nuestra habitación, aunque un poco pequeña, estaba impecable y tenía unas vistas impresionantes. Al correr la cortina disfrutábamos de unas completas vistas del edificio Empire State; quizás la mejor vista que he visto en mi vida en Nueva York. Aunque fuera difícil apartar la vista de la ventana, el resto de la habitación estaba decorada con estilo. La comodísima cama tenía una cabecera color burdeos y había un bonito cuadro de un montón de libros. Las cortinas en blanco y negro añadían el toque perfecto de sofisticación para que no nos sintiéramos como intrusos en un lugar demasiado lujoso, sino en casa desde el primer momento.

Tarta de cumpleanos Hotel Archer

Foto de Auténtico Nueva York

La atención a los detalles del Hotel Archer no se quedaba en la recepción. Cuando subimos a la habitación nos esperaban dos botellas de agua y dos caramelos a la sal hechos en Brooklyn. (No te preocupes, puedes comprar bolsas de los caramelos en recepción porque os adelanto que son adictivos). Todo el mundo recibe el agua y los caramelos al llegar, pero en esta ocasión el Hotel Archer fue un paso más allá. Casualmente habíamos mencionado que estábamos celebrando el cumpleaños de mi marido durante nuestro estancia en el Hotel Archer y cuando llegamos encontramos una botella de champán y una pequeña tarta red velvet con las palabras “Happy Birthday Pedro” escrito en chocolate en el plato. Era, sin exagerar, la mejor tarta red velvet que he probado nunca. El cubierto era tarta de queso y cada bocado se derretía en la boca.

Tomando algo en el Spyglass bar Hotel Archer

Foto de Auténtico Nueva York

¡Aunque mi opinión del Hotel Archer podría estar basada solamente en la tarta de cumpleaños, también visitamos la terraza en la azotea, Spyglass! Sus cocktails están preparados a la perfección. Yo probé el “Empire State” con Hendrick’s, St. Germain, jengibre y albahaca. Era la bebida perfecta para acompañar a esas vistas; y cuando brindé con Pedro, tengo que admitir que me sentí especial.

Desayuno en Fabrik el restaurante del Hotel Archer

Foto de Auténtico Nueva York

La mañana siguiente, tras disfrutar de un café de la maquina de Nespresso en la habitación, probamos el restaurante Fabrik. Con un plato de huevos revueltos, salchichas, patatas y tostadas de pan blanco con zumo de naranja, tuvimos el comienzo perfecto para nuestro día en Nueva York. En la recepción estuvieron encantados de ayudarnos con cualquier cosa o llamar un taxi, aunque el Hotel Archer está tan bien ubicado que puedes caminar fácilmente al metro o coger un autobus si prefieres.

Posando con las pantuflas del Hotel Archer

Foto (by-nc-nd) de Auténtico Nueva York

Cuando hicimos el check out canjeamos nuestra tarjeta Joker. Los huéspedes del Archer (que vengan a través de nosotros o directamente; no a través de otros portales) reciben esta tarjeta cuando llegan al hotel y tiene un valor de $20. Se puede utilizar para pagar una parte de tu comida en el restaurante, una bolsa de los famosos caramelos a la sal, cosas del bar en la habitación, etc. Es un pequeño agradecimiento a los huéspedes del hotel. Y así nos despedimos del Hotel Archer, aunque también ofrecen el servicio de guardar el equipaje en el hotel durante ese día si te hace falta.

Recepcion del Hotel Archer

Foto de Hotel Archer

Al Hotel Archer le gusta decir que ofrecen “lujo con atención” y es justo lo que vivimos en nuestra visita. Desde la tarta de cumpleaños a la maquina de Nespresso o las pantuflas de él y ella, todo estaba diseñado para que nos sintiéramos como en casa en Nueva York. Por esta razón decidimos empezar a trabajar con Hotel Archer directamente y ofrecerlo a nuestros clientes, para que puedan tener la misma experiencia que nosotros. Si estás buscando una experiencia cómoda, a un precio razonable en un hotel boutique en el corazón de Manhattan, éste es tu hotel. De hecho, ya estoy pensando en cuándo podemos volver para pasar otra noche allí.

¿Quieres que te ayudemos a reservar en este hotel?

Si te ha gustado nuestra experiencia y quieres tener la misma en el Hotel Archer, podemos ayudate ya que es uno de los hoteles con el que hemos decidido trabajar directamente. Rellena el formulario y contactaremos contigo para mandarte un presupuesto. Al trabajar directamente tenemos mejores precios que otros buscadores y además un trato mucho más especial.