Desayuno con diamantes

La famosa tienda Tiffany’s abre Blue Box Café en la cuarta planta con todo lo que desearía Audrey Hepburn y más. ¿Te gustaría desayunar con diamantes?

Es difícil de olvidar la primera escena de la película Desayuno con diamantes en la que Audrey Hepburn sale de un taxi vestida de gala con sus perlas, su peinado perfecto y una bolsa con un croissant y un café para desayunar mientras mira los diamantes de Tiffany’s. Hasta suena la música de Moon River sin mucho esfuerzo. Hasta ahora, no había ninguna forma de desayunar en Tiffany’s ya que la tienda es una joyería, una de las más grandes, eso sí, pero una joyería igualmente. Pero ahora todo eso cambia. Tiffany’s en la mismísima Quinta Avenida ha abierto Blue Box Café y estamos deseando darnos el capricho de desayunar allí.

A post shared by Tiffany & Co. (@tiffanyandco) on

Como decía, la cafetería se llama Blue Box Café por las famosas cajas de Tiffany’s que son de un azul celeste muy reconocible y se encuentra en la cuarta planta de la tienda de la Quinta Avenida. En cuanto a la carta, cambia según la estación y tendrá toques neoyorquinos. Como ya podéis ver en las fotos, la decoración es en azul y blanco por lo cuál es un espacio muy alegre e ideal para un desayuno muy especial.

A post shared by raskinasi (@raskinasi) on

Si quieres desayunar igual que Holly Golightly en la película te va a costar un poco más caro de lo que le costó a ella. Por $29 puedes pedir el desayuno “Breakfast at Tiffany” que incluye café o té, luego un croissant y fruta más una de las siguientes opciones a elegir: gofre, bagel con salmón ahumado, huevos con trufa o una tostada con aguacate.

A post shared by Honoka (@honochan99) on

Además del desayuno también tienen un menú del día que incluye una ensalada con langosta de primero y salmón con caviar y puré de patatas de segundo por el precio de $39. Aunque lo que más me llama la atención es su versión del “té inglés” con sus mini sándwiches y pastelitos servidos con elegancia en una torre. Para mí Blue Box Café sería la definición de elegancia, aunque esté fuera de mi presupuesto para la merienda diaria; creo que merece la pena probarlo aunque sea una vez en la vida.

A post shared by Glam, Inc. (@you.are.glam) on

La idea detrás de Blue Box Café es crear una experiencia para los clientes de Tiffany’s. Estamos viviendo en un mundo digital donde cada vez más compramos en internet sin pisar la tienda. Aquí Tiffany’s ha creado una experiencia muy deseada que atrae al cliente, además nos da un motivo para compartir el momento en Instagram y las otras redes sociales.

El primer día la gente esperó horas para tomar su desayuno en Blue Box Café (el cuál a lo mejor sólo duró unos 30 minutos tras hacer cola de 4 horas.) Confío que con el tiempo las colas no sean tan imposibles y pueda probar mi propio desayuno en Tiffany’s (por cierto, si alguien está tomando nota, yo pediré el desayuno clásico con la opción del gofre y Pedro probará el bagel con salmón; siempre he sido más golosa a la hora de desayunar).

¿Qué opináis vosotros? ¿A alguien más le parece un sueño hecho realidad esta cafetería?