Pasta con salsa bolognesa en Bar Pitti en el West Village de Nueva York

Uno de nuestros restaurantes italianos preferidos de Nueva York es Bar Pitti en el West Village. Deliciosos platos tradicionales que nos llevan a Toscana.

Hay tantos restaurantes italianos en Nueva York que a veces cuesta encontrar los buenos. De hecho, muchos de los que se encuentran en Little Italy ni siquiera entran en nuestra lista. Bar Pitti, por ejemplo, con su toldo verde oscuro y muy cerca de la parada de West 4th en el Village es, sin lugar a dudas, uno de nuestros sitios de referencia para comida italiana en Nueva York. De hecho, es el restaurante favorito de Pedro (amante de la comida italiana) en toda la ciudad – así que la cosa va en serio.

La terraza en Bar Pitti en el West Village de Nueva York

Foto (by-nc-nd) de Auténtico Nueva York

Cuando hace buen tiempo la terraza siempre está llena y, es posible que veáis a algún famoso almorzando allí. Aunque muchas veces hay cola, ya os adelanto que merece la pena esperar. Bar Pitti no acepta tarjetas de crédito, por lo que no debes olvidarte de sacar dinero en efectivo antes de llegar. La decoración es sencilla, con paredes color beige y un espejo grande al fondo para dar la ilusión de más espacio en el comedor. Las mesas de madera tan cerca una de otra en el pequeño espacio, sirven para hacer que el lugar sea más auténtico y más neoyorquino. En la escalera hacia los lavabos se pueden ver fotos del equipo de béisbol que patrocina Bar Pitti, lo cual recuerda que es un local de barrio, aunque se encuentre en un lugar privilegiado de Manhattan. Es un lugar desenfadado y muy cómodo, y no lo quisiéramos de otro modo.

La pizarra con los platos fuera de carta en Bar Pitti en el West Village de Nueva York

Foto (by-nc-nd) de Auténtico Nueva York

La carta se centra en platos de la Toscana (el dueño, Giovanni, es de Florencia), y en cuanto llegas a la mesa, el camarero te trae una pizarra con unos 20 platos del día. Si os digo la verdad, hay muchas opciones en italiano y siempre tengo que pedir una traducción de los camareros (que por cierto son bastante guapos). Pero si no te apetece nada de la lista de la pizarra también tienen una carta normal con muchas opciones deliciosas.

Pan con aceite de oliva en Bar Pitti en el West Village de Nueva York

Foto (by-nc-nd) de Auténtico Nueva York

Ensalada Caprese en Bar Pitti en el West Village de Nueva York

Foto (by-nc-nd) de Auténtico Nueva York

Casi siempre pedimos de entrante la ensalada caprese con el queso burrata fresco. Es cremoso y delicioso y me recuerda a las tardes que pasamos en los pequeños bares de la Toscana tomando vino tinto. ¡Ah! Otra cosa más. Hazte un favor y pide un vaso de vino tinto italiano (o una botella si vienes con un grupo). Aunque siempre esté lleno y caótico, Bar Pitti te invita a sentarte y disfrutar durante un buen rato de la comida y la bebida. Junto con la ensalada te traerán una cestita de pan y aceite de oliva. Sólo ese plato casi sería suficiente para contentarme.

Las famosas albóndigas en Bar Pitti en el West Village de Nueva York

Foto (by-nc-nd) de Auténtico Nueva York

Un panino en Bar Pitti en el West Village de Nueva York

Foto (by-nc-nd) de Auténtico Nueva York

Hemos probado muchos platos diferentes, pero uno de nuestros favoritos son las albóndigas. Según la leyenda de Bar Pitti, Giovanni ha dejado de trabajar con su antiguo socio porque el primero le acusó de robar la receta de las albóndigas…así de buenas están. Yo no soy tan fan de las albóndigas como Pedro, pero tengo que confesar que estas albóndigas cubiertas de salsa de tomate casera estaban riquísimas. Y como te dirá cualquier italiano, no las pidas NUNCA con pasta. Las albóndigas se come solas para realmente disfrutarlas.

Raviolis en Bar Pitti en el West Village de Nueva York

Foto (by-nc-nd) de Auténtico Nueva York

Pasta con carne de jabalí en Bar Pitti en el West Village de Nueva York

Foto (by-nc-nd) de Auténtico Nueva York

En las opciones fuera de carta está la pasta con salsa de tomate y carne de jabalí que merece mucha la pena. De sabor está riquísima la combinación, y la carne se derrite en tu boca haciendo que este sea el plato de pasta más rico que he probado fuera de Italia. Si te apetece algo que no sea pasta, recomiendo un panino. Son grandes, así que igual puedes compartir si no tienes mucha hambre. Mi favorito es el campagnolo que viene con espinacas y setas, pero la verdad es que todos están riquísimos con el pan fresco italiano y un chorrito de aceite de oliva.

Panna Cotta en Bar Pitti en el West Village

Foto (by-nc-nd) de Hamburger Helper

De postre, date un capricho y pide la panna cotta cubierta en salsa de chocolate. No creo que os tenga que convencer mucho acerca de esto. Cremosa, ligera y decadente, todo a la vez; es el sueño de cualquier amante del chocolate y la perfección para acabar la comida. A lo mejor veréis a Giovanni, el dueño, sentado en una esquina al final de la noche. Está vigilando todo y es otro punto que nos encanta de Bar Pitti. Con todo el éxito que ha tenido a lo largo de los años, sigue siendo un restaurante de familia en el corazón del West Village.

Vista del interior de Bar Pitti en el West Village de Nueva York

Foto (by-nc-nd) de Auténtico Nueva York

*** Fotos con licencia (by-nc-nd).
Foto portada (by-nc-nd) de Auténtico Nueva York

Información sobre Bar Pitti